Etiquetas

, , ,

En un panorama político dominado por el pensamiento único, hay un segmento creciente de la ciudadanía deseoso de encontrar algo nuevo, algo que contrarreste el pensamiento único y unánime en lo que respecta a la ideología de género, dominante en todos los partidos con posibilidades reales de gobernar, sean de izquierda, de derecha o de centro.

En este estado de cosas, Ciudadanos se ha vendido últimamente como un partido afín o al menos simpatizante con la causa “masculinista”. Es un partido emergente ávido de arañar algunos votos al precio que sea, sabe bien de este segmento de la población, ha dirigido parte de su campaña a explotar el filón, y parece que ha tenido éxito. Hay personas ilusionadas, convencidas de la afinidad de C’s con las demandas, los intereses y las preocupaciones de aquellos que defienden los derechos del varón.

Hay que reconocer que en un primer momento avanzó  algunos pasos en esa dirección. Entre otras cosas, acogió entre sus Filas a Toni Cantó, diputado anteriormente en UPyD, que ha sido de los pocos políticos con el valor de enfrentarse públicamente con la dictadura del “pensamiento correcto”, e incluso llegó a escribir varios mensajes en una conocida red social sobre las denuncias falsas, aunque le costó muy caro hacerlo, recibió tal vapuleo mediático que se tuvo que retractar de sus palabras.

 

En su programa para las autonómicas Catalanas, Ciudadanos prometió, en esta línea,  investigar las denuncias falsas.

 

 

Pero esta propuesta fue eliminada de su programa para las generales, porque esa es la tónica general de este partido,  aunque daba pasos  hacia adelante, también  los daba  hacia atrás.

Justificando el delito penal de autor.

 

Y  colaborando con Beatriz Gimeno.

 

Muy a mi pesar, opino que Ciudadanos no es un partido disidente con el pensamiento único. No tengo nada en particular en contra o a favor de ellos, ¡como podría!, ya que se vende tan desesperadamente como un partido de centro, neutral y sin matices ideológicos, intentando quedar bien con todo el mundo, que es casi imposible estar en contra suya.

Sólo en un aspecto me molesta, me indigna que pretenda con promesas electoralistas falsas, aprovecharse de personas que buscan con sinceridad algo distinto, me parece inadmisible que explote impunemente los deseos de muchos votantes, vendiéndose como algo que no es, y que pueda burlarse de la ilusión de los que buscan ansiosamente escapar de la homogeneidad de pensamiento que reina en el panorama político en lo que respecta a ideología de género. Un partido tiene todo el derecho a defender los intereses que le de la gana, feministas o no, pero no debemos aceptar la manipulación y el engaño.

Una de las medidas que más se ha comentado es su “reforma” de la Ley integral de violencia de género. Veamos que dice exactamente su programa al respecto:

 

 

Diferencia entre violencia de género, VIOGEN, marco legal especial y privilegiado para la mujer, y violencia intrafamiliar, VIOFAM, marco legal para niñas, niños, ancianas, ancianos, y hombres, porque nuestros problemas importan menos, porque la ideología de género ortodoxa nos dice que  el maltrato a estos colectivos es menos grave. La promesa de acabar con la “asimetría” legal y ofrecer igual protección a hombres y mujeres parece poco alcanzable con esta redacción, o al menos queda como  una promesa  electoral demasiado vaga y ambigua, con pocos visos de ser llevada efectivamente a término, pues nace torcida de raíz.

Recordemos que esta asimetría legal se basa en varios axiomas, que se presuponen sin requerir demostración alguna, como  que los hombres son siempre perpetradores y las mujeres siempre víctimas, que la violencia sobre la mujer refuerza los patrones de discriminación patriarcales, que no son una cuestión personal, sino estructural, y por tanto el Estado debe reaccionar ante esta violencia de una manera distinta. Estos son los dogmas en los que se basa la ley, pero los datos demuestran que la violencia familiar es bidireccional y simétrica. A menos que hablemos de maltrato psicológico, donde las mujeres superan al varón como perpetradoras, como vemos por ejemplo en este estudio, donde se nos dice que: “Toda forma de violencia de pareja fue más perpetrada por las mujeres. La mayor diferencia según sexo se encontró en «castigo emocional» (sufrido por el 20,9% de los varones y el 7,6% de las mujeres) y en «violencia física» (6,6% y 2,3%, respectivamente).”

Ciudadanos parte de estos mismos axiomas, y el resto de propuestas parecen ir en el mismo camino:

 

Como vemos, promete “ascender” a categoría de estado la “lucha” contra la VIOGEN, algo muy demandado por el feminismo. Confirma que el marco legal VIOGEN estará separado del marco legal segundón VIOFAM, poca voluntad de “simetría” ante la ley tienen. Vemos otras medidas inquietantes  como el “control de contenidos” de los medios. Abre la puerta a la censura de Internet, cerrando webs que según su criterio defiendan la anorexia, sembrando un precedente muy peligroso, primero es la anorexia, luego puede ser cualquier otra cosa.  Y como era de esperar, ninguna mención a las denuncias falsas.

Los redactores de este programa muestran además muy poca afinidad con los problemas de género que afectan al varón. Promete luchar contra el tráfico de personas, lo que esta muy bien, pero solo con el que afecta a mujeres y niñas, lo que no esta tan bien, al ser algo totalmente parcial, recordemos que se estima que los varones constituyen el 45% de las víctimas de la trata. * Se condena la mutilación genital femenina, pero no se menciona la masculina, que es igual de condenable.

Es además preocupante su obsesión con fomentar la ingeniería social entre los menores, en un momento del programa habla de eliminar los estereotipos de “normalidad” basados en la heterosexualidad.

 

 

No pongo en duda que la homosexualidad sea algo normal, en absoluto,  pero defender la igualdad no es sinónimo de ir al extremo contrario, convirtiendo la heterosexualidad en un “estereotipo” que hay que eliminar por medio del adoctrinamiento, especialmente ante una población muy sensible a la manipulación como son los menores. Mira que para hablar de esto hay que andar con pies de plomo, puedo ganarme el odio de los pocos que visitan esta insignificante bitácora, pero creo que a los menores hay que dejarlos ser eso, menores. Su identidad de “género” esta en pleno desarrollo, no hay que presionarles ni en una dirección ni en la otra, opino que la identidad sexual última de un menor puede esperar a que cumpla 18 años, igual que el voto o el consumo de alcohol, y otras decisiones que requieren de una madurez de la que el niño carece.

Otra propuesta  del programa, que aunque polémica afecta al varón: “regular” la prostitución.

 

 

Lo más destacable es como Ciudadanos se doblega una vez más aquí a las demandas feministas, ya que propone sancionar severamente al cliente.

La idea de que la prostitución este restringida a locales “convenientemente” controlados por el estado y sometidos a inspecciones periódicas no es precisamente nueva, ya se hizo durante el franquismo. Diría que estas son medidas puramente electoralistas que poco tienen que ver con buscar el bienestar de las trabajadoras, y trabajadores no lo olvidemos, del sexo, y mucho con buscar una nueva vía de financiación a través de impuestos.

Creo que eso es todo, o al menos lo más señalado, en cuanto a la  relación de Ciudadanos con la ideología de género predominante.

No creo que sea necesario aclarar que criticando a Ciudadanos no defiendo al resto de partidos, que son igual o más afines al feminismo. Que cada cual vote a quien le de la gana, pero que lo haga bien informado, contrastando las mentiras que los políticos dicen en voz alta con la palabra escrita a fuego en sus programas.

¿Qué Opinas tú? ¿Crees a pesar de todo que esta justificado afirmar que Ciudadanos es el partido que más conecta con la defensa de los derechos del hombre?  Dejo la puerta abierta  al debate.

Anuncios