Etiquetas

, ,

Ese gran profesional de lo suyo, que no es otra cosa que el arte de vender humo, Iker Jiménez invito esta semana a un tal “doctor” Gaona a su programa 4º Milenio, y dando un pasó más en la ignominia, dedicaron este fin de semana una parte significativa del programa a fomentar el pánico moral contra el hombre, junto con otros invitados esperpénticos por lo visto habituales del programa, todos de acuerdo entre ellos sin la menor disensión, en lo que vienen a llamar una “mesa de debate”.

Todo a partir de un vídeo que el tal doctor -pobres pacientes- Gaona vende como un “experimento social” revolucionario, novedoso y de gran significado e impacto, un experimento “sociológico visual” que pretendía “asombrarnos sobrecogernos y enseñarnos”, mostrando como nos comportamos “cuando nadie nos ve”. En realidad con el en apariencia neutro “comportamos” se quiere decir “como nos comportamos los hombres”, que en en fondo no somos más que violadores, todos y sin excepción, unos animales violentos, salvajes e incontrolables, depredadores sexuales ávidos por asaltar mujeres inocentes por la calle. En definitiva un experimento de género degenerado.

Con el tono sensacionalista habitual en el programa, nos contaban que en el vídeo podíamos ver como “una joven, fingiendo estar en malas condiciones, era asaltada por varios hombres”. El doctor -pobres pacientes- Gaona presentaba el vídeo: “Quisimos ver las sombras del comportamiento, que hay detrás de lo políticamente correcto ¿qué es lo que sucede cuando creemos que nadie nos esta observando? ¿somos realmente en ocasiones tan buenas personas? ¿cuál es la fina línea entre héroes o truhanes? y lanzamos a la calle la idea.” y continuaba con un poco del clásico miedo, incertidumbre, duda: “¿qué es lo que sucede con nuestras personas queridas?, cuidado, tanto como víctimas pero también como verdugos ¿qué esta ocurriendo en ocasiones delante de nuestros ojos? somos totalmente ciegos a ello y sin embargo las consecuencias están mas cerca de lo que creemos”

El programa continuó en la misma línea, por ejemplo según nos cuentan, esto es un hombre asaltando sexualmente a una indefensa chica:

Seamos claros, aquí no vemos una chica inconsciente tirada en el suelo mientras una horda de hombres la desnuda y la viola “en plena calle, a plena luz del día” con un montón de testigos que no hacen nada. Vemos a una actriz fingiendo estar borracha, y muy mal por cierto, pero consciente y coherente, con actitud festiva, alegre y receptiva en todo momento. La actriz que evidentemente no esta borracha, esta manipulando y forzando la situación para conseguir el efecto buscado, y el vídeo esta montado a pesar de que el doctor -pobres pacientes- Gaona diga lo contrario, todo para incriminar a los hombres que se le acercan, que en todo momento son amables y responden de manera bastante moderada a la manipulación de la actriz.

Y aunque fuera una chica de verdaderamente borracha, estar ebria no es excusa si vas por propia voluntad y por tu propio pie a casa con un desconocido. Si una chica se emborracha, coge el coche y mata a alguien de un atropello, el alcohol es un agravante, beber no te exime de la responsabilidad de tus actos.

Este “experimento social” por llamarlo de alguna forma, es un burdo intento de importar uno de los pánicos morales instaurados en Estados Unidos a causa de las presiones del lobby de la ideología de género ortodoxa. Otro de sus dogmas fundamentales, según el cual, vivimos en una “cultura de la violación” donde todos los hombres son violadores y donde la sociedad en conjunto acepta de buen grado y legitima la violencia sexual contra la mujer. Se ve que no tenemos bastante con nuestro propio pánico moral de “género” que tenemos que importar más.

Lo que a nadie del programa se le ocurrió comentar es que el vídeo es en realidad un plagio de un infame vídeo fraudulento, que se hizo, esta vez sí, viral a nivel internacional. Como suele ser habitual en temas de ideología ortodoxa de género, muchos medios le dieron crédito y lo difundieron, sin comprobar su procedencia o su validez.

El vídeo original, creado por Stephen Zhang y Seth Leach, se titula “Drunk Girl in Public” y es el siguiente:

 

 

Poco tiempo después de que el vídeo de Zhang se hiciera viral y creara un gran revuelo en las redes sociales, la actriz protagonista, Jennifo Box  publicó ella misma otro vídeo para disculparse por haber formado parte del  engaño, y aclarar que ella misma  había sido manipulada por los creadores del vídeo.

 

Nos cuenta que la habían contratado para actuar en lo que creía un programa de comedia ligera con bromas de cámara oculta, que nunca fue consciente del daño que podía hacer con este vídeo a los hombres que aparecían en él, o de otra forma jamás se habría prestado a participar. “y para que conste” nos dice “todos los hombres que vemos en el vídeo fueron nada más que perfectos caballeros”.

De acuerdo con otras fuentes cercanas a los productores del fraude, todo lo que se ve en en vídeo esta escenificado y pactado entre el director y las personas que aparecen, a los que se les pidió directamente participar en una broma de “cámara oculta”. Nada de lo que se ve es espontáneo. *

A nadie pilla por sorpresa que Iker Jiménez sea uno de los mayores estafadores  que existen actualmente en la parrilla televisiva. Pero ya puestos a plagiar no plagies un vídeo fraudulento,  además,  vender como “experimento social” este plagio de un fraude, orquestado por un doctor de tres al cuarto, y todo para insultar y difamar a la mitad del género humano, creo que supera su récord de miseria.

Los escépticos y racionalistas, que hacen una labor encomiable a la hora de desenmascarar fraudes como la homeopatía, los ovnis,   el reiki,  el espiritismo,  los zahoríes y un largo etcétera, deberían despertar de una vez y posicionarse abiertamente en contra de otra de las peores seudociencias que nos amenazan cada día: la ideología feminista.

 

Post en Blogger:

Iker Jiménez y los experimentos degenerados.

Anuncios